Cuáles son los alimentos que deben refrigerarse siempre y cuáles no

Desde muy pequeños hemos aprendido que el refrigerador es el artefacto doméstico que sirve para almacenar gran parte de los alimentos, por ello, de manera automática guardamos casi todo en él, sin saber que quizá estamos cometiendo un error.

Sucede que no todos los alimentos deben ser refrigerados ya que pueden perder su sabor y sus nutrientes, malograrse más rápido o emitir olores desagradables que además son absorvidos por otros alimentos.

En ese sentido, la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) recomienda refrigerar o congelar los alimentos perecederos como la carne, aves, mariscos, huevos y otros productos básicos que no deben mantenerse a temperatura ambiente por más de dos horas. Sin embargo, reconoce que hay otros alimentos que suelen guardarse en la refrigeradora pero que no necesariamente deben estar ahí.
¿Cuáles sí y cuáles no?
Huevos sí: Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) hay que refrigerarlos para prevenir el riesgo de infección de bacterias como la salmonella.

Mantequilla (opcional): El USDA recomienda refrigerarla si no se va a consumir en los próximos días, pero si su consumo es constante, puedes mantenerla fuera de la refrigeradora. Eso sí, debe estar bien cubierta para evitar que se llene de bacterias.

Tomates no: Cuando los tomates se guardan en la refrigeradora pierden gran parte de su sabor. Esto debido a que el aire frío les impide madurar y rompe sus membranas celulares que le dan su sabor.

Queso sí: La mayoría de quesos, especialmente los blandos como la ricota deben mantenerse refrigerados siempre.

Leche de soja después de abrirla sí: Cuando está sellada no necesitas refrigerla, pero una vez abierta, la leche de soja debe mantenerse refrigerada y debe ser consumida a lo mucho en cinco días.

Cebollas no: Guardar las cebollas en el refrigerador solo las ablandará y debido al ambiente húmedo, aparecerá moho en ellas. Lo ideal es guardarlas en un lugar fresco y seco.

Pan no: Si lo guardas en el refrigerador se secará. Lo mejor es comprar el pan para el día o a lo mucho para dos días y consérvalo sellado en un lugar fresco.

Café no: De ninguna manera puedes poner la esencia del café en la heladera porque perderá su exquisito sabor y absorverá los olores de otros alimentos
Leche sí: Refrigerar la leche es muy importante ya que evita el crecimiento de bacterias dañinas. De hecho la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) recomienda no mantener la leche fuera del refrigerador por más de dos horas.

Miel no: No hay necesidad de refrigerar la miel, ya que esta se mantiene bien en ambientes frescos. Refrigerarla solo hará que se ponga dura.

Mermelada y aderezos después de abiertos sí: La mayoría de estos alimentos indican en su envase que deben ser refrigerados luego de ser abiertos.

Manzanas (opcional): Las manzanas pueden mantenerse en buen estado unos cinco días a temperatura ambiente, o más si se las refrigera. En ese sentido, su refrigeración depende de tus hábitos de consumo.

Aceite de oliva no: El aceite de oliva en la refrigeradora se pondra muy espeso y no podrás usarlo cuando lo necesites. Lo ideal es mantener en un lugar fresco y bien sellado.

Ajo no: Refrigerar el ajo solo hará que crezca moho sobre él.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux