Parálisis facial periférica

La parálisis facial es la lesión del nervio facial y se produce cuando una persona por alguna causa, no puede mover determinados músculos de uno de los lados de la cara.
La forma más común de parálisis facial, supone el 40% de los casos, es la de causa desconocida y se la denomina parálisis de Bell. La segunda en frecuencia, 25% de los casos, es la parálisis facial traumática.

Causas

  • Daño en la parte del cerebro que manda señales a los músculos faciales
  • Inflamación o daño en el nervio facial que envía las señales desde el cerebro a la cara
  • En los recién nacidos puede ser consecuencia del traumatismo en el parto
  • En personas saludables la parálisis puede ser consecuencia de la parálisis de Bell, un trastorno en que se inflama el nervio facial
  • Accidente cerebrovascular, como consecuencia del cual pueden resultar comprometidos también los músculos de determinado lado del cuerpo
  • Enfermedad de Lyme
  • Infecciones de oído
  • Tumor que ejerce presión sobre el nervio facial
  • Virus herpes zoster
  • Sarcoidosis

Síntomas

  • Falta de movimiento voluntario en la musculatura de uno de los lados de la cara (el derecho o el izquierdo)
  • La apariencia del lado afectado es flácida
  • Insensibilidad del conducto del oído del lado afectado
  • Dolor en el oído ante un ruido fuerte
  • Imposibilidad de cerrar el ojo del lado afectado
  • Falta de saliva y de lagrimas en el lado afectado
  • La boca se tuerce y cae en el lado afectado
  • Pérdida del sentido del gusto en el lado afectado

Tratamiento

El tratamiento depende de cuál sea la causa de la parálisis facial.
En los casos de parálisis de Bell, el tratamiento debe comenzar lo antes posible para lograr mejores resultados de recuperación.
El tratamiento consiste en la administración de corticoides para evitar que siga deteriorándose el nervio. También puede incluir tratamiento con vitamina B y contra los virus.
En casos en que la parálisis impida cerrar por completo el ojo, debe protegerse la córnea para que no se reseque con gotas oftalmológicas o lagrimas artificiales.
La realización de masajes faciales locales para mejorar el tono de los músculos de la cara y evitar que se atrofien también es muy efectiva.
En los casos de parálisis facial de causa conocida, puede recurrirse según el caso, a procedimientos quirúrgicos específicos.
Si junto con la parálisis aparecen los siguientes síntomas: Crisis de epilepsia, dolor de cabeza, ceguera, llamar al médico de emergencia.

Pronóstico

La parálisis de Bell generalmente evoluciona muy bien y la recuperación es completa casi siempre.
En los casos en que la recuperación no es tan favorable, puede recurrirse a tratamientos como injertos de nervios o usar los nervios y músculos próximos que estén sanos para mejorar el funcionamiento de los músculos que fueron afectados.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux