La importancia de montar bicicleta en la tercera edad

Si bien es cierto que la actividad física es altamente recomendable para todas las personas sin importar su edad, hay que tener en cuenta que las personas mayores necesitan compañía al realizar sus ejercicios y una rutina adecuada a sus condiciones médicas.

En ese sentido, cabe recordar que muchas personas de la tercera edad sufren trastornos reumáticos, un conjunto de problemas médicos que afectan principalmente a las articulaciones (aunque también al corazón, huesos, riñones y piel), generándoles dolores articulares u osteo articulares que les impiden, por ejemplo, correr o trotar.

He ahí la importancia de montar bicicleta durante esta etapa de la vida. "La bicicleta permite ejercitarse sin que la rodilla sufra el impacto de correr, por ello, es especialmente recomendable para personas con problemas reumáticos. Además, una persona mayor que tiene algún dolor y por ello deja de hacer ejercicio, sufrirá un incremento de sus dolencias", explica la doctora Karen Bustamante Gonzáles del Centro de Salud de la Municipalidad de San Isidro.

Pero ¿cuánto tiempo de montar bicicleta es lo ideal para una persona mayor?

"Esto va a depender de la funcionalidad de cada paciente y de la costumbre que tenga de hacer actividad física. Puede ir aumentando los tiempos de forma progresiva hasta llegar a media hora y tres veces por semana como mínimo", sugiere la doctora. 

De esta manera, el paciente no solo se va a mantener funcionalmente activo, sino que sus dolencias van a disminuir y lo harán sentir más vigoroso. "En caso sea necesario, se le puede aplicar a la persona una pomada analgésica antes del ejercicio para que aumente su tolerancia al dolor", aconseja Bustamante González. 

Asimismo, la especialista aclara que el calentamiento previo es vital para evitar posibles lesiones. En ese sentido, señala que dar pequeños saltos durante 20 o 30 segundos no es calentar, "hay que realizar estiramientos por un periodo mas prolongado".

Cabe recordar que realizar ejercicio físico de manera habitual, a cualquier edad, reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias, previene la obesidad, evita la depresión, combate el estrés, mejora la calidad de sueño, potencia al sistema inmunológico (la persona se enferma menos) y mejora la calidad de vida en general.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux