Cómo hacer una compresa caliente simple para dolor muscular

Calienta un poco de agua. No dejes hervir el agua, ya que no querrás que esté demasiado caliente.

Dobla una toalla de modo que cubra únicamente el área sobre la que quieras poner la compresa.

Sumerge la toalla doblada en una olla con agua tibia o vierte cuidadosamente esta última sobre la toalla. Ten cuidado de no quemarte.


Comprueba que la toalla no esté demasiado caliente para ponerla sobre la piel.

5

Pon la toalla sobre el lugar afectado. Relájate.


Si necesitas más tiempo para relajarte, remoja la toalla nuevamente cuando se enfríe.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux