Cómo dejar de tomar pastillas para dormir


Primero que todo habla con tu médico. Si en la actualidad tomas pastillas para dormir y te causan estragos para dormir, y en tu salud o bienestar, es recomendable informarle a tu médico sobre este problema y explicarle lo que sucede. Él (o ella) podrá de indicarte si debes o no dejar del todo el consumo de somníferos o si debe haber algún periodo de acostumbramiento. También es el más indicado para determinar si la dosis de medicación es o no el problema.
  • No des por sentado que necesitas tomar pastillas. Sé fuerte en tu deseo de minimizar o renunciar por completo al consumo de pastillas para dormir; haz de tu doctor un aliado en esta labor. Pídele información acerca de somníferos más suaves o alternativas naturales como el té de Valeriana.[1]
  • Entre las señales que indican problemas con los somníferos se encuentran: dificultad para conciliar el sueño, incapacidad para dormir sin las pastillas tras varios meses de consumo, somnolencia durante el día, sentirse poco descansado a pesar de haber dormido, dolores de cabeza, etcétera.[2] En realidad, cualquier síntoma de adicción debe ser una señal de alerta.
  • El hecho de renunciar a los somníferos produce síndrome de abstinencia.[3] Es por esta razón que es importante hablar con tu médico y al mismo tiempo trabajar en un plan de desprendimiento paulatino de estas pastillas esclavizantes.
Elabora un plan para renunciar a las pastillas. No te deshagas de ellas así nada más, son seguras para prevenir los cuadros de pánico y todavía son útiles en esas noches terribles en que en serio sientes que las necesitas.[4] Sea como sea, asegúrate de seguir tu plan para deshacerte de ellas tan cuidadosamente como sea posible y, en cualquier momento, terminarán en el basurero. Y si tu médico te ha recomendado un programa de desprendimiento progresivo, cíñete a él. Asegúrate también de seguir las sugerencias que se indican en los pasos siguientes; cada uno de ellos es una guía práctica para que “tú” recobres el control sobre tu sueño.
  • Elabora un plan para tus momentos de sueño como parte de tu proceso de desprendimiento y de restauración de tu propia rutina de descanso. Acuéstate y levántate todos los días a la misma hora, sin importar si pusiste la alarma. Evita tomar siestas durante el día.
Relaja la mente un par de horas antes de irte a dormir. Es importante deshacerse de los pensamientos agotadores o molestos que ocupan tu mente cuando intentas conciliar el sueño. Evita cualquier actividad que te pueda robar una noche placentera de sueño. Algunos consejos útiles para este propósito son:
  • Apaga la computadora y la televisión una hora antes de irte a dormir.
  • No leas noticias ni artículos interesantes antes de ir a la cama.
  • Evita tener conversaciones frustrantes con cualquiera en persona o a través de otros medios como el teléfono o el internet.
  • Resiste la tentación de iniciar cualquier actividad que requiera de un elevado proceso mental, como intentar resolver un problema laboral a las 11 pm. Déjalo para el día siguiente.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux