Cómo ayudar a alguien con depresión

1
Haz una lista de los síntomas. Si sospechas que uno de tus seres queridos tiene depresión, haz una lista de sus síntomas. Así te harás una mejor idea de su nivel de depresión. Haz una lista de los síntomas que puedas observar. Estos tienen que estar presentes casi todo el día, casi todos los días, como mínimo durante 2 semanas.[1]
  • Tristeza
  • Interés o placer perdidos en cosas que antes eran placenteras.
  • Pérdida de apetito o pérdida de peso significativas
  • Aumento de peso o comer en exceso
  • Sueño alterado (no puede dormir o duerme en exceso).
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Mayor agitación o menor nivel de movimiento, perceptible ante los demás
  • Sentimiento de inutilidad o culpa excesiva
  • Dificultad para concentrarse o indecisión
  • Pensamientos de muerte o suicidio recurrentes, intento de suicidio o elaboración de un plan para quitarse la vida.
  • Estos síntomas podrían durar 2 semanas o más y podrían desaparecer y volver a aparecer. A esto se le llama “episodios recurrentes”. En este caso, los síntomas son más que un “mal día”, son un severo cambio de humor que afecta el desenvolvimiento de la persona a nivel social o laboral.
  • Si tu amigo ha sufrido la pérdida de algún pariente u otro evento traumático, podría mostrar sín

  • Busca ayuda de inmediato si tu amigo está contemplando la idea de suicidarse. Si la persona en cuestión está contemplando quitarse la vida, te rogamos buscar ayuda inmediata llamando a un número de emergencia o llevándolo a la sala de emergencias más cercana.
    • Si vives en México, puedes comunicarte con la línea de apoyo de SAPTEL: 5259-8121. Para España, existe la asociación Teléfono de la Esperanza: 902-500-002, que además se encuentra disponible en otros países deLatinoamérica (entra a su sitio web para que conozcas el número telefónico correspondiente a tu región). Si vives en EE.UU., puedes llamar a la línea nacional de prevención del suicidio: 1-800-273-TALK (8255) o 1-800-SUICIDE (1-800-784-2433).
    tomas de depresión y no ser clínicamente depresivo.
Conversa con tu ser querido sobre su depresión. Una vez que reconozcas que tu ser querido está sufriendo este mal, deberás ser honesto y conversar abiertamente con él o ella.[2]
  • Si no admite tener un grave problema en juego, entonces esa persona la pasará muy mal si quiere mejorar.

Share on Google Plus

About ARGEy.Proux