Usar remedios caseros para tratar sarpullido puede dañar aún más piel de bebés

El uso de remedios caseros a base de alcohol, sábila, champú, mentol, cremas, detergentes, suavizante para ropa o algún otro tipo de producto o medicamento para controlar el sarpullido en bebés puede dañar su piel, informó la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud (Minsa).

“El uso de estas sustancias para tratar el sarpullido puede ser muy peligroso y ocasionar graves problemas dermatológicos e irritaciones en la piel de los bebés, además de ampliar la zona afectada, las molestias y escozor”, explicaron especialistas de la Digemid.

Detallaron que el sudor provocado por el uso de pañales, el calor y el constante movimiento de los bebés provocan la aparición de sarpullido, es decir, pequeños puntos rojos o granitos que causan picazón, ardor y a veces dolor en la cara, brazos, piernas, cabeza, barriga, axilas, entrepiernas y zonas de uso de pañal, lo que impulsa a los pequeños a rascarse y a llorar descontroladamente.

“Ante esta situación, muchas veces los padres de familia suelen a recurrir a estos supuestos remedios caseros, ya sea por desesperación, recomendaciones de personas que no están preparadas o mitos y creencias erróneas sobre su supuesta efectividad”, agregaron.

En tal sentido, dejaron en claro que las cremas, alcohol, sábila, champú, ungüentos a base de mentol, talco, detergentes, suavizante para ropa o productos con tinta azul, lo único que hacen es tapar los poros de la piel, permitiendo que la zona afectada se extienda y favoreciendo la aparición de otros problemas en la piel.

Recomendaciones
Los especialistas de la Digemid indicaron que la mejor manera de controlar el sarpullido es con una higiene adecuada, el baño diario del bebé solo con agua –usar el jabón solo si está sucio- y cortarle las uñas pues si se rascan y luego se tocan otras zonas de su cuerpo, ampliarán las zonas de su piel afectadas.

“A ello debemos agregar el uso de ropa de algodón que permite que la piel del bebé permanezca fresca y seca y evitar la confeccionada con material sintético, además de asegurarnos de que sus prendas sean livianas y le queden sueltas, pues ello facilitará la transpiración de la piel”, agregaron.

Finalmente, recomendaron que, en caso el malestar del pequeño se prolongue, los padres deben consultar a un dermatólogo pediatra, para que evalúe su caso y determine si es necesario un tratamiento especial.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux