Himenoplastia: una cirugía para recobrar la virginidad


El repudio de una sociedad con tradiciones algo extremistas y anticuadas en pleno siglo XXI hace que exista la himenoplastia, una cirugía que reconstruye el himen a las mujeres que han tenido experiencia sexual y quieren "recobrar la virginidad".

El himen o virgo es una membrana que se encuentra en la entrada de la vagina formando una especie de anillo. Es un mito que en un 100 % delos casos se produce el sangrado durante la defloración, la primera penetración vaginal.

En sociedades como la árabe, la virginidad es una condición fundamental para que una joven pueda casarse. De no poseer esa cualidad, la mujer es considerada "usada" y una relación extramatrimonial se castiga hasta con una año de cárcel.

Por ejemplo, en países como Marruecos el himen intacto es una especie de certificado de castidad. Es esa presión social la que ha hecho de la himenoplastia una práctica demandada, aunque en un entorno muy confidencial.

LA CIRUGÍA

La intervención dura 15 minutos y se practica con anestesia local. "Se coloca en posición ginecológica y, si tiene restos de himen, se le cosen. En caso de que no los tenga, se coge una pequeña porción de la mucosa de la vagina y se sutura", explica al portal 20minutos.es, la doctora María José Barba, experta en cirugía íntima femenina y pionera de esta práctica en España.

La especialista precisa que tras el procedimiento, las mujeres pueden irse caminando y solo necesario que vuelva por una revisión pasado los 15 días.

La reconstrucción del himen cuesta 2.000 euros (2.100 dólares) y "no es dolorosa".

Barba aconseja que, para la operación se realice un mes antes de la noche de bodas, para que la pareja no perciba la himenoplastia.

Por su parte, el ginecólogo marroquí Chafiq Chraibi, detalló a la agencia Efe que sobre otras formas de himenoplastia. Está la permanente, que cuesta unos 650 euros (683 dólares).

La reconstrucción temporal se hace entre tres a cuatro días antes del matrimonio y cuesta 270 euros (284 dólares), mientras que una tercera opción es el "himen chino", que consiste en la colocación de una prótesis artificial que desprende un líquido parecido a la sangre al romperse. Su precio es de 27 euros (28 dólares).

NO ES SOLO POR PRESIÓN SOCIAL

En la demanda de una reconstrucción de himen también califican algunas mujeres maduras que buscan "recobrar su virginidad" para hacer realidad una fantasía sexual de su pareja.

Además están los casos más dolorosos de las mujeres que han sufrido una violación sexual y lo que buscan con la operación, es tratar de voltear la página y empezar de nuevo en una relación amorosa libre y sin señalamientos.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux