Cómo tener pies limpios, saludables y con buena apariencia


Asegúrate de tener limpios los pies. Trabajar con pies sucios y olorosos es demasiado desagradable y desalentador.
  • Consigue una lima para pies y deshazte de cualquier área despellejada, dura o reseca, no sólo por que sean desagradables, sino porque tus pies se verán más bellos.
  • Toma un jabón y una pequeña cubeta. Llena la cubeta hasta la mitad de agua tibia y comienza a tallarlos. Probablemente necesitarás una toalla para limpiarlos, también.
  • Lava tus pies desde los tobillos, en la planta y cerca de tus uñas.
  • Hablando de uñas, usa un cepillo de dientes  para tallar la uña y debajo de la uña. No te precipites en este punto – siéntate y disfruta el agua tibia.
  • No descuides ninguna parte – lava tus pies muy bien. En el futuro, asegúrate de lavar siempre tus pies en el baño o la regadera. Es fácil de olvidar, pero NO. Sólo te tomará un minuto extra o algo así

  • .Seca tus pies. No los talles; dales unas suaves palmadas para secarlos. Déjalos ligeramente húmedos, no totalmente secos, o se despellejarán y se agrietarán de nuevo. Es una regla para cualquier secado de tu piel – trata de dejarla un poco húmeda y sécala con palmaditas en vez de tallarla. Eso sí, seca bien entre los pies. No cortes tus uñas ni te pongas ninguna crema para pies, eso vendrá más tarde.

  Toma algo para dar masaje a tus pies. No entres en pánico. No necesitas la loción más cara del mundo. Ni siquiera necesitas una loción para masajes. El aceite de oliva es fantástico, también lo es el yogurt, leche tibia o jugo de limón. Mira los productos que tienes en tu alacena y usa tu imaginación. Masajea tus pies lentamente, y asegúrate de no olvidar ninguna parte de ellos. No humedezcas entre tus pies. Relájate.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux