Cómo quitar el dolor de garganta


Haz gárgaras con agua tibia con sal. Este es uno de los remedios más antiguos para el dolor de garganta y funciona de maravilla. Cuando la garganta duele es porque las membranas mucosas están hinchadas e inflamadas, cosa que causa el dolor y la picazón. La sal absorbe el agua de las células de la membrana mucosa, lo cual reduce la hinchazón y por consecuencia la garganta se siente mejor. Para hacer un enjuague de agua con sal, mezcla ½ cucharadita de sal de mesa con 1 taza de agua tibia.
  • No solo te enjuagues la boca con el agua salada, haz gárgaras. Inclina tu cabeza hacia atrás y asegúrate de que toque la parte posterior de la garganta, pues esa es la parte inflamada. Haz gárgaras durante 30 segundos antes de escupir el enjuague.
  • Podrás hacer gárgaras con agua salada hasta 3 veces al día. Si lo haces más veces, podrías terminar resecando demasiado las membranas mucosas, lo que conllevaría a más irritación

  • Haz un enjuague de agua oxigenada. El agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) es un antiséptico leve que alivia el dolor de garganta. Se vende en botellas en las farmacias y es de venta libre. Para hacer un enjuague, sigue las instrucciones del empaque, que normalmente te dirá que diluyas una tapita de agua oxigenada con una taza de agua. Pon la mezcla en tu boca y muévela de modo que toque la parte posterior de la garganta. Escúpela después de un minuto.
    • Usa una solución de agua oxigenada al 3%. Verás el porcentaje claramente indicado en la etiqueta de la botella que compres.
    • El agua oxigenada tiene un sabor amargo. Si quieres que sea más fácil tenerlo en la boca, agrega un poco de miel a la mezcla
  • Usa un ungüento. Los ungüentos contienen descongestionantes aromáticos como el mentol o la menta piperita que alivian el dolor y reducen la tos. Los descogestionantes se mezclan con vaselina para crear un ungüento. Escoge cualquier ungüento en la farmacia y frótate la garganta y el pecho para que puedas respirar con mayor facilidad y para que no tosas tanto.[2] También podrías elaborarlo tú mismo de la siguiente manera:
    • Derrite 1 cucharada de cera de abeja a baño maría.
    • Añade ½ taza de aceite de coco sin dejar de revolver.
    • Añade 10 gotas de aceite de menta piperita.
    • Pon la mezcla en un recipiente de vidrio y déjalo enfriar antes de usar.

Share on Google Plus

About ARGEy.Proux