Cómo tomar el control de tu salud


Limpia tu alma. Por la misma razón que no dejarías pasar siete días sin bañarte, no debes dejar que los problemas de toda una semana se acumulen en tu materia gris. Haz meditaciones simples cada día mientras te bañas para despejar tu mente; abre la puerta a nuevas oportunidades, ¡y prepárate para que cada día sea simplemente asombroso!

Saca lustre a tu vida. Haz dos reafirmaciones cada día sobre los aspectos positivos de tu vida, una mientras te cepillas los dientes. Dilo en voz alta entre enjuagues o sólo en tu mente: "Tengo el control para crear mi vida soñada. La salud y el éxito [o lo que tú desees añadir] vienen naturalmente hacia mí."

Mantente activo. No te quedes simplemente parado y permitas que la vida se te adelante. Cada vez que caminas hacia tu auto o el autobús, piensa en las pequeñas cosas que puedes hacer para acercarte a tus objetivos. Carga una libreta contigo para anotar los pasos en cuanto estés sentado, y contempla cómo estas pequeñas acciones impulsan tu vida a donde quieres que esté.

Viste de gala a tu mente. En la misma forma en que planeas tu vestuario para una fiesta con anticipación, alista tu mente para recibir de la mejor manera los eventos importantes. Concéntrate en la manera en que desearás sentirte, sé muy específico en tus objetivos y lo que esperas conseguir.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux