Cómo suavizar el dolor de garganta rápidamente

Toma 1 o 2 cucharadas de miel cruda. La miel ha demostrado tener propiedades antibacterianas y sirve para tratar heridas.[1] También ha demostrado ser un antitusígeno efectivo.[2]
  • En vez de tomar la miel directamente, también podrás añadirla a un té calmante si lo prefieres. Quizá no sea tan efectivo, porque tu garganta estará menos expuesta a la miel. Pon una rodaja de limón o varios trozos de jengibre pelado (o ambos o ninguno) en agua caliente durante 5 minutos y añádele miel y disfrútalo.
  • No les des miel a niños menores de 1 año, porque contiene bacterias cuyos organismos no pueden soportar

Haz gárgaras con agua salada tibia. Añade 1 cucharadita (5 ml) de sal a 250 ml (8 oz) de agua tibia. Haz gárgaras varios segundos, escupe y repítelo. La sal en el agua absorberá el exceso de fluidos de los tejidos inflamados de la garganta y gracias a ello te dolerá menos.[3]
  • También podrás hacer gárgaras con una solución de vinagre de manzana, si quieres un efecto similar. Mezcla 1 o 2 cucharadas de vinagre de manzana con 1 taza de agua y haz gárgaras. Podrás añadDate una ducha o un baño a vapor durante 10 minutos. Otra alternativa es que pongas un humidificador de aire frío para humedecer el aire. El aire seco irritará más tu garganta.[irle miel para que sepa mejor.
Consume alimentos calmantes o fríos. Empezar a consumir alimentos amigables para la garganta como caldo, puré de manzana, frutas blandas o incluso paletas de hielo reducirá la irritación mientras te recuperas.[5]
  • Podrás congelar frutas como arándanos o mandarinas enlatadas para chupar. Asegúrate de enjuagarlas y separarlas antes de congelarlas. Ponlas separadas en un plato para que no se peguen

Share on Google Plus

About ARGEy.Proux