Cómo saber si tu hijo adolescente está usando marihuana


Busca la droga en sí. Si encuentras el escondite de marihuana de tu hijo, tendrás una evidencia muy sólida de que la consume. Por lo general, la marihuana viene en trozos marrón verdoso o verde compuesto de un material a base de plantas que tiene un olor fuerte y reconocible. Muchas veces se venden pequeños recipientes plásticos de pastillas, tarros pequeños u otros recipientes improvisados. Como la droga es bastante costosa por peso, es probable que la cantidad que esconda cada adolescente sea bastante pequeña y gracias a ello pueda esconderla en espacios pequeños más fácilmente.
  • Si no encuentras la droga en sí, busca marihuana en polvo, la cual parece albahaca molida o alguna especia similar. Muy a menudo, los que consumen marihuana muelen los trozos de la droga para que les sea más fácil fumar. Si lo hacen y si lo descuidan, podría fácilmente derramarse en los muebles o en el piso.
  • Ten presente también que la marihuana se puede consumir en alguna forma comestible. Si tu hijo esconde postres horneados, tales como galletas o brownies, quizá no sean postres convencionales.
Busca aquellos accesorios que se usan con las drogas. Los dispositivos como pipas, molinillos, pipas de agua, papel para enrollar, clips de metal, entre otros, son indicadores concretos de que la persona consume marihuana y suelen ser las evidencias más sólidas que un padre de familia puede encontrar. Sin embargo, recuerda que los adolescentes pueden improvisar fácilmente dichos accesorios con papel aluminio, latas de gaseosa vacías e incluso manzanas.
  • Si encuentras la marihuana escondida con los accesorios para consumirla, por lo general te dirá que solo “lo estaba aguardando para un amigo”, a quien no le permiten tener marihuana en su casa, por ejemplo. Si bien esta posibilidad es factible técnicamente, por lo general es solo una excusa. Ten presenLleva un registro de los gastos de tu hijo. Como lo hemos mencionado anteriormente, la marihuana puede ser muy costosa, de hecho, 30 g (1 oz) puede llegar a costar fácilmente $100.[2] Para muchos adolescentes, es mucho más dinero del que obtienen con los quehaceres del hogar, cuidando niños, etcétera. Si tu hijo parece tener el hábito de pedirte dinero sin decirte por qué, quizás sea consumidor de marihuana. Sin embargo, es importante usar el sentido común como padre de familia, ya que los chicos pueden gastar dinero en muchísimas cosas aparte de las drogas.
    • Si tu hijo parece tener un grave problema para gastar el dinero, te recomendamos pedirle que haga un presupuesto detallado de todo lo que gasta durante un par de meses. Si puedes verificar todos sus gastos, quizá no tengas de qué preocuparte. Si no puedes, quizá tengas un problema, ya sea la marihuana o no.te también que guardar marihuana para un amigo todavía es un delito
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux