Cómo dejar de fumar

Ten presente que el tabaco es un hábito que produce efectos variables. En ocasiones, te llegará a energizar. La gente fuma por mucho tiempo antes de tener la expectativa de tener esa energía. En algún punto, podrás combinarlo con café, alcohol y ya no funcionará, porque como ya lo habrás hecho cientos o miles de veces, tendrás la costumbre de un fumador. A veces, fumar provoca cierto dolor, pero aun así los fumadores no dejan de hacerlo.Busca una determinación interna fuerte para dejar de fumar. Considera la posibilidad de hacer una lista de los motivos que se te ocurran para dejar de fumar para reunir esa determinación. Los motivos específicos, actuales y a nivel emocional serán mejores que los motivos fácticos que se basan en el futuro, por ejemplo: “Es vergonzoso entrar al ascensor en el trabajo y oler como un cigarrillo gigante” es más motivador que “No quiero tener cáncer cuando tenga 40, 50 o 60”.
  • Infórmate. Busca en Internet y averigua la realidad detrás del mundo del cigarrillo y lo que sucede con los fumadores en su vida. Te enterarás sobre las ganancias económicas detrás de la industria y ciertos motivos médicos desagradables para dejar de fumar. También infórmate sobre cualquier producto o técnica que vayas a considerar para dejar el hábito, pues los estudios demuestran que algunos son más efectivos que otros. La organización de salud o del consumidor de tu localidad podría tener tablas comparativas que podrás ver

  • Sé positivo y ten la confianza de saber que podrás dejar el cigarrillo. Has dedicado tiempo y energía planificando la manera en que lidiarás con el asunto al leer nuestros consejos. Cree que podrás hacerlo y lo harás si perseveras. Para mantenerte enfocado y comprometido, haz uso de técnicas y premios regulares por tus logros.
    • Deberás empezar tu nueva vida siempre con emoción y satisfacción.
    • Prémiate por tus logros (1 semana, 2 semanas, 1 mes, 3 meses, 6 meses, etc.). Por ejemplo, si fumabas tres paquetes a la semana a $4 dólares el paquete, después de 6 meses habrás ahorrado $288 o quizá más. Prémiate con esa suma de 
    • Escoge una fecha específica para dejarlo. En lugar de tratar de hacerlo cada año en tu cumpleaños o en año nuevo, ¡prueba hacerlo un lunes! No solo el próximo lunes, sino todos los lunes. Así tendrás 52 posibilidades en un año en lugar de solo una y así tendrás más probabilidades de éxito. En EE.UU., la campaña del lunes saludable, campaña de salud pública a nivel nacional sin fines de lucro asociada con la escuela de salud pública Mailman de la Universidad de Columbia, anima a la gente a dejar el cigarrillo y realizar otras actividades saludables los lunes.
      • Entre tu decisión de dejar de fumar y la fecha en que en realidad lo dejarás, no fumes la misma marca. Debido a la diferencia de sabores y químicos podría no resultarte tan agradable, pero no intolerable. Cambiar de marca también te ayudará a que fumar no sea tan automatizado, lo cual podría ayudarte a tener mayor consciencia de tu hábito y aumentar tus probabilidades de éxito.
      • Quita todos los productos de tabaco de tu casa y oficina, tales como encendedores y fósforos. Tampoco tengas un paquete de cigarrillos en casa, porque será más fácil que caigas en la tentación.
      • El paso anterior no ayudará a quienes hayan fumado miles de veces durante su vida. En ese caso, niégate a abrir un paquete. Llévalo contigo al menos un mes, quizá un año, hasta que el deseo posponerlo, distraerte o negarte a abrir el paquete sea muy fuerte.
      dinero.

    .
  • Busca un medicamento o un médico que te ayude a dejar de fumar. La terapia de sustitución de la nicotina será una buena opción. Los parches de nicotina liberan un flujo constante de nicotina al torrente sanguíneo a través de la piel, mientras que las gomas de mascar de nicotina lo hacen a través de la cubierta de la boca. Otras terapias de sustitución de la nicotina incluyen atomizadores o inhaladores que también sirven para emitir nicotina al organismo. Otra alternativa será pedirle a tu doctor medicamentos con receta médica que te ayuden a lograr tu cometido.
Sobrevive la primera semana. Haz uso de un sustituto como mentitas, semillas de girasol, mondadientes y cafeína para que te acostumbres a no fumar. Cuando fumabas, tu mente y cuerpo se acostumbraron al acto físico de fumar, sostener el cigarrillo en tu mano y ponerlo en tus labios; con sustitutos inofensivos facilitarás la transición psicológica para dejar de hacerlo.
  • Sal de casa. Te recomendamos realizar actividades que te distraigan. Haz deporte, ve al cine, camina por la playa, reúnete con amigos que no fumen para jugar, etc.
  • Para dejar de tener deseos de fumar, haz veinte flexiones o cepíllate los dientes cada vez que tengas ganas.
  • Ponte una goma elástica gruesa en tu muñeca. Cada vez que se te antoje un cigarrillo, hala la goma y que choque en tu muñeca, la sensación de fumar se desvanecerá en el acto.
  • Reemplaza el cigarrillo tomando mucha agua, pero ten cuidado de no tomar demasiada, sino tu vientre se embalonará durante algunas semanas. Tendrías que estar cerca de un baño.
  • En lugar de fumar un cigarrillo maloliente, opta por una mentita de bajas calorías.


Share on Google Plus

About ARGEy.Proux