Cómo aceptar y vivir con un dolor crónico


Reconoce esos sentimientos y acepta los síntomas de esa enfermedad.

No huyas del dolor, no lo rechaces, acéptalo, pero comprométete activamente a hacer lo posible para que las cosas mejoren.
Perdona a tu cuerpo por estar enfermo.Sé consciente de que tú no eres la enfermedad, ésta simplemente es una de tus experiencias. La enfermedad te está comunicando que hay un desequilibrio que puede ser debido a que no estás en paz contigo mismo.
Elige cambiar tu forma de reaccionar ante la enfermedad. En vez de resistirte al dolor, ríndete a él y déjalo fluir. En vez de contener el aliento, respira suave, lenta y profundamente. En vez de tensar los músculos, relájate todo lo que pueda

Sobretodo, en vez de sentir miedo, tristeza o rabia, envía amor y gratitud a esa parte de tu cuerpo que está en desequilibrio. El sentimiento de gratitud es muy importante en cualquier proceso de curación.

Pregúntate: «¿Qué ha sucedido para que se haya producido este desequilibrio», «¿He dicho o hecho algo que considero inaceptable y que me ha hecho sentir culpable?», «¿Qué he de hacer para restablecer la paz conmigo mismo?». Permanece atento a las respuestas que puedas recibir a través de pensamientos, sueños,

Share on Google Plus

About ARGEy.Proux