Cómo mejorar el funcionamiento de los riñones

1
Bebe mucha agua diariamente. Los doctores recomiendan tomar aproximadamente 2 litros de agua todos los días. Si te mantienes hidratado, tu cuerpo limpiará la acumulación de desechos y podrás prevenir los cálculos renales.


2
Crea una dieta saludable para tus riñones. Esta dieta debe incluir frutas y verduras coloridas, así como alimentos bajos en fósforo y potasio.
  • Las frutas y verduras llenas de colores vivos contienen antioxidantes. Los alimentos ricos en antioxidantes son: cerezas, ciruelas, arándanos, moras, frambuesas, pimientos rojos, lechugas de hoja roja y el repollo morado. El ajo, la coliflor y el aceita de oliva, aunque no tienen un color fuerte, también contienen nutrientes beneficiosos para los riñones.
  • Come arándanos o bebe jugo de arándano puro. Los arándonos ayudan a prevenir las infecciones de vejiga ya que impiden que las bacterias se adhieran a la pared de la vejiga. Esto ayuda a disminuir los distintos problemas en todo el sistema renal, puesto que las infecciones de vejiga pueden dar lugar a infecciones en los riñones.
  • Consume proteínas como los pescados y las claras de huevo que son magras y bajas en potasio.
3
Evita o limita el consumo de alimentos que no son beneficiosos para tus riñones.
  • Limita el consumo de gaseosas. Algunas bebidas refrescantes, como la gaseosa, pueden incrementar la posibilidad de sufrir de cálculos renales. Estas bebidas también pueden aumentar el riesgo de sufrir diabetes, enfermedad que a su vez puede causar alguna enfermedad renal.
  • Limita el sodio en tu alimentación. Los alimentos envasados o empaquetados a menudo contienen sodio como un intensificador de sabor y conservante. El consumo excesivo de sodio puede causar presión alta y diabetes.
  • Limita el consumo de potasio en tu alimentación. El potasio puede aumentar el riesgo de sufrir de presión arterial alta. Entre los alimentos ricos en potasio se encuentran: las frutas cítricas, la soya, el brócoli, las arvejas (también llamadas chícharos o guisantes) y las carnes.
  • Limita el fósforo en tu alimentación, especialmente si corres el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca. Los riñones controlan los niveles de fósforo y calcio en tu cuerpo. Si están deteriorados, se pueden desarrollar depósitos de calcio peligrosos. Entre los alimentos ricos en fósforo, se encuentran las arvejas, las nueces, el cacao, la cerveza, los productos lácteos y las bebidas de cola.
  • Limita tu consumo de alcohol. La Clínica Mayo recomienda como máximo 1 bebida alcohólica por día en el caso de las mujeres y 2 en el caso de los hombres. Sin embargo, la forma más segura de mejorar el funcionamiento de tus riñones es abstenerte del consumo de alcohol.

https://www.facebook.com/pages/Recurdos-De-Tu-infancia/703428109706726?ref=bookmarks
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux