Cómo aumentar el apetito

1
Siempre toma el desayuno. Lo has escuchado anteriormente, pero el desayuno verdaderamente es la comida más importante del día. Tomar un desayuno saludable y balanceado pone a funcionar tu metabolismo después de una larga noche sin comer y alista a tu cuerpo para el día. El desayunar te dará más energía así que estarás más activo durante el día, además de incrementar tu apetito.
  • Algunas buenas opciones para un desayuno saludable y balanceado incluyen cereales integrales, yogures, granola y frutas frescas, y licuados de frutas saludables.
  • Si estás tratando de aumentar tu consumo de calorías, prueba colocarle un poco de mantequilla de maní a un pan integral o tostada. Es sabroso y lleno de grasas saludables.
2
Come pequeñas comidas con frecuencia. Comer comidas pequeñas de manera frecuente en lugar de los habituales tres tiempos al día es una excelente forma de construir un apetito saludable. La gente con poco apetito usualmente se desalienta por las grandes porciones en los tiempos regulares. Las pequeñas comidas, por otro lado, pueden ser menos desalentadores y llenan menos que las comidas grandes, mientras que comer frecuentemente mantiene el mismo nivel de consumo de comida.
  • Comer pequeñas comidas puede ayudar también a sentirte menos hinchado y menos perezoso después de comer, razones por las que las personas con poco apetito no disfrutan las comidas grandes. Prueba comer 4-6 comidas pequeñas por día para evitar sentirte demasiado lleno.
  • No te preocupes con romper con lo convencional y come cuando te apetezca. Si prefieres comer tu comida más grande en la mañana en lugar de la noche, hazlo. Si prefieres partir el tiempo de la cena en dos comidas más pequeñas, también está bien.
3
Come refrigerios saludables. Comer refrigerios saludables puede ayudarte cuando tienes problemas para comer mucha comida en los tiempos habituales. Las pequeñas cantidades son menos intimidantes, mientras los refrigerios frecuentes pueden ayudarte a llegar a la mentalidad correcta a la hora de comer. Prueba poner pequeños tazones de tus refrigerios favoritos en áreas que usas frecuentemente en tu casa, como en el mostrador de la cocina o la mesa de la sala, con tal de estimular el comer refrigerios durante el día.
  • Elige comidas que sean altas en azúcares saludables y grasas saludables, como bananas, aguacate y nueces, cremas de untar y salsas como humus o queso crema, o golosinas saladas como palomitas de maíz y pretzels.
  • Sólo recuerda que los refrigerios no están hechos para ser comidas en lugar de las comidas, sino como complemento. Evita comer refrigerios muy cerca de las horas de comida, ya que de otra forma podrías arruinar tu apetito.
Share on Google Plus

About ARGEy.Proux